BROMHIDRATO DE CITALOPRAM, TABLETAS
Nombre comercial: Citox

Composición
Cada tableta de Citox recubierta contiene bromhidrato de citalopram equivalente a 10 mg, 20 mg o 40 mg de citalopram.

Indicaciones
Citox está indicado en el tratamiento de la depresión.
También está indicado en el tratamiento del trastorno de pánico, con o sin agorafobia

Farmacología clínica
El bromhidrato de citalopram, un derivado del ftaleno, es un inhibidor selectivo de la recaptura de la serotonina (ISRS) oral con estructura química sin relación con la de los demás ISRS, de otros agentes tricíclicos, tetracíclicos o la de otros antidepresivos disponibles.

Mecanismo de acción
Al igual que otros agentes antidepresivos de “segunda generación” como la fluvoxamina, fluoxetina y paroxetina, el citalopram intensifica la neurotransmisión serotoninérgica a través de la inhibición muy selectiva y potente de la recaptura neuronal de la serotonina. Sus principales metabolitos, sobre todo los metabolitos desmetilados, también exhiben propiedades farmacológicas similares, pero son bloqueadores de la recaptación de la serotonina más débiles y menos selectivos. El citalopram es una mezcla racémica (50/50) y la inhibición de la recaptura de 5-HT que produce se debe sobre todo al enantiómero (S).
Los estudios in vivo e in vitro en animales sugieren que este fármaco es un inhibidor muy selectivo de la recaptura de la serotonina con efectos mínimos en la recaptación neuronal de noradrenalina (NE) y dopamina (DA).
El citalopram tiene afinidad nula o muy baja por diversos receptores, incluidos los 5-HT 1A, 5-HT 2A, dopamina, dopamina-2, adrenérgicos ( a 1 , a 2 o ß), histamina-1, benzodiacepinas, GABA, opioides y muscarínicos. Se postuló la hipótesis de que el antagonismo con los receptores muscarínicos, histaminérgicos y adrenérgicos se relaciona con varios de los efectos anticolinérgicos, sedantes y cardiovasculares de otros agentes psicotrópicos.
La administración a largo plazo de citalopram “regula a la alza” los receptores alfa-1 y “regula a la baja” los receptores beta-2 en la corteza cerebral de la rata, pero no en el tálamo ni el hipocampo. A diferencia de muchos antidepresivos, el citalopram no “regula a la baja” el sistema ciclasa de adenilato del receptor adrenérgico beta.
Aunque el citalopram no se une con los receptores opioides, potencia el efecto antinociceptivo de los analgésicos opioides usuales. Después de la administración de citalopram se observó potenciación de la hiperactividad inducida por d-anfetamina.
A diferencia de algunos antidepresivos, parece que el citalopram tiene menor potencial convulsivo. En estudios con perros o gatos, el citalopram no afecta los índices de la conducción cardiaca y no induce hipotensión ortostática en humanos.

Farmacocinética
El citalopram se absorbe con rapidez después de la administración oral y se alcanza la concentración plasmática máxima 2 a 4 horas después de la dosis. La absorción es completa (100%) y no se modifica por la presencia de alimento. La biodisponibilidad oral del fármaco es cercana al 80%, lo que demuestra que el metabolismo de primer paso es limitado.
La farmacocinética de dosis única y dosis múltiples es lineal y proporcional a la dosis dentro de un rango de 10 a 60 mg al día. La biotransformación del citalopram se produce principalmente en el hígado, con una vida media terminal promedio cercana a 35 horas. Con la dosificación una vez al día, la concentración plasmática estable se alcanza en cerca de una semana.
El volumen de distribución del citalopram está en alrededor de 12 L/kg; la unión del citalopram, desmetilcitalopram y didesmetilcitalopram con proteínas plasmáticas humanas es cercana al 80 por ciento.
El citalopram se metaboliza mediante el sistema citocromo P-450 hasta desmetilcitalopram (DCT), didesmetilcitalopram (DDCT), óxido-N-citalopram y un derivado desaminado de ácido propiónico. La mayor parte del citalopram se excreta por el hígado (85%) y el resto (15%) por vía renal. Cerca del 12% de la dosis diaria se excreta en la orina como citalopram inalterado.
Ya se demostró que en los pacientes ancianos la vida media de este fármaco es más larga y los valores de depuración son menores por el menor índice metabólico del mismo. En pacientes con disminución de la función hepática o renal, el citalopram se elimina con más lentitud y su vida media se duplica en comparación con los sujetos normales.

Contraindicaciones
Citox está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad al citalopram o cualquiera de sus ingredientes inactivos.
Está contraindicado el uso concomitante con inhibidores de la monoaminooxidasa.

Advertencias y precauciones
Como ocurre con otros ISRS, el citalopram no debe administrarse a pacientes que reciben inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), ni durante los 14 días siguientes a la suspensión de éstos. De igual manera, los IMAO no deben iniciarse en los siete días siguientes a la suspensión del citalopram. Existen algunos informes raros de “síndrome por serotonina” en pacientes que reciben ISRS. La presencia de un conjunto de síntomas que incluye agitación, temblor, mioclono e hipertermia podría indicar el desarrollo de este síndrome.
La experiencia con citalopram no ha revelado ninguna interacción clínica relevante con los neurolépticos. Sin embargo, como sucede con otros ISRS, no puede descartarse la posibilidad de interacción farmacodinámica.
Hay que considerar factores que pueden afectar la disponibilidad de un metabolito menor del citalopram (didesmetilcitalopram), ya que, en teoría, los niveles altos de este metabolito podrían prolongar el intervalo QTc en el electrocardiograma en personas susceptibles.
Como con la mayoría de los antidepresivos, el citalopram debe suspenderse si el paciente entra en una fase maniaca.
Hay poca experiencia clínica con el uso concurrente de citalopram y ECT
Hay informes de varios casos de hiponatremia y síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética relacionados con citalopram.
Al igual que otros antidepresivos, el citalopram debe introducirse con cuidado en pacientes con trastornos convulsivos.
La posibilidad de suicidio es inherente a la depresión y puede persistir hasta que se alcanza la remisión significativa de ésta. Las prescripciones de citalopram deben elaborarse por la menor cantidad necesaria para disminuir el riesgo de sobredosis.
El uso de citalopram en personas con daño hepático y daño renal grave debe hacerse con cuidado.
Se sospecha que los efectos serotoninérgicos del sumatriptán se intensifican con los ISRS. Se recomienda no utilizar citalopram al mismo tiempo que los agonistas de la serotonina.

Embarazo y lactancia
Los estudios en animales no muestran ninguna evidencia de potencial teratógeno y el citalopram no afecta la reproducción ni las condiciones prenatales. No hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. Por lo tanto, el citalopram debe usarse en el embarazo sólo si el beneficio potencial rebasa el riesgo potencial para el feto.
El citalopram se excreta en la leche materna, por lo que la decisión de continuar o suspender la lactancia natural o el tratamiento con citalopram debe tomar en cuenta los riesgos de la exposición del lactante al citalopram y los beneficios del tratamiento para las madres.

Interacciones farmacológicas

  • No se han observado interacciones farmacológicas en los estudios clínicos en los que el citalopram se administró al mismo tiempo que las benzodiacepinas, neurolépticos, analgésicos, litio, alcohol, antihistamínicos, antihipertensivos, bloqueadores beta y otros agentes cardiovasculares.
  • Los inhibidores de la monoaminooxidasa no deben usarse en combinación con los ISRS (véanse las advertencias).
  • Es preciso tener cuidado cuando este agente se toma al mismo tiempo que otros fármacos con acción neurológica central.
  • Como con otros medicamentos psicotrópicos, se previene a que los pacientes deprimidos que toman citalopram de consumir alcohol.
  • Se han publicado informes de aumento en los efectos serotoninérgicos cuando los ISRS se administran junto con litio o triptófano, por lo que se recomienda precaución cuando se administran estos fármacos simultáneamente.
  • Aunque la farmacocinética del citalopram no se modifica, existe posibilidad de interacción con la warfarina y la carbamacepina. Se recomienda precaución.
  • También se recomienda ser precavido cuando se administran al mismo tiempo el citalopram y los antidepresivos tricíclicos.
  • Si las circunstancias clínicas indican la administración concomitante de un ISRS y sumatriptán, se recomienda ser precavido.
  • Ya que no hay datos disponibles, debe considerarse la posibilidad de que la depuración de citalopram disminuya cuando se administra con un inhibidor potente de CYP3A4 y 2C19 (p. ej., ketoconazol, itraconazol, fluconazol, eritromicina u omeprazol).

Efectos colaterales
A diferencia de los antidepresivos tricíclicos, el citalopram tiene efectos anticolinérgicos mínimos y carece relativamente de efectos sedantes. El efecto adverso más frecuente es la náusea leve y transitoria, con o sin vómito. Otros efectos adversos son aumento en la transpiración, cefalea, boca seca, temblor e insomnio o somnolencia. Todos los síntomas adversos tienden a disminuir con la administración prolongada de citalopram.

Sobredosis
Los síntomas más frecuentes de la sobredosis de citalopram, solo o combinado con otros fármacos y/o alcohol, incluyen mareo, transpiración, náuseas, vómito, temblor, somnolencia y taquicardia sinusal. En casos más raros, se observan amnesia, confusión, coma, convulsiones, hiperventilación, cianosis, rabdomiólisis y cambios electrocardiográficos (incluidos prolongación de QTc, ritmo nodal, arritmia ventricular y un posible caso de taquicardia helicoidal).
No hay antídotos específicos para el citalopram. El tratamiento es sintomático y de apoyo. Debe realizarse un lavado gástrico lo antes posible después de la ingestión oral. Se recomienda la observación cuidadosa y la vigilancia cardiaca y de signos vitales.

Dosis y administración

  • Para tratamiento de la depresión:

El citalopram debe administrarse en una dosis inicial de 20 mg una vez al día, y casi siempre se va aumentando hasta alcanzar una dosis de 60 mg diarios, según la respuesta del individuo. Por lo general, la dosis se eleva en incrementos de 20 mg a intervalos no menores de una semana. El citalopram debe administrarse una vez al día, en la mañana o la noche, con o sin alimento.
Casi siempre es necesario un periodo de tratamiento mínimo de seis meses para obtener el mantenimiento adecuado contra la posibilidad de recaída.

  • Para el tratamiento del trastorno de pánico:

Se recomienda una dosis inicial baja para disminuir la probabilidad de ansiedad paradójica inicial. Se recomienda una dosis oral de 10 mg al día de citalopram durante la primera semana antes de aumentar la dosis a 20 mg diarios. La dosis puede incrementarse hasta un máximo de 60 mg diarios, según la respuesta del individuo.
La efectividad máxima del citalopram en el tratamiento del trastorno de pánico se alcanza después de unos tres meses y la respuesta se mantiene durante el tratamiento continuo. Según la respuesta individual, tal vez sea necesario continuar el tratamiento varios meses.

  • Pacientes ancianos:

La dosis diaria recomendada es de 20 mg, que puede elevarse hasta un máximo de 40 mg diarios con base en la respuesta individual.

  • Hipofunción hepática :

La dosis diaria recomendada es de 20 mg. Según la respuesta individual, puede aumentarse a un máximo de 40 mg al día.

  • Hipofunción renal :

No es necesario ajustar la dosis en caso de daño renal leve a moderado. No hay información disponible sobre casos de daño renal grave (depuración de creatinina < 20 ml/min). En tal caso debe usarse con precaución.

  • Niños:

No se recomienda.

Presentación
Citox está disponible en 20mg en tiras con 14 y 28 tabletas.

Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance
de los niños. Literatura exclusiva para médicos.
En embarazo y en pacientes hepáticos, este producto deberá usarse bajo estricto control médico.

SUN PHARMA DE MÉXICO S.A. DE C.V.
Reg. Núm, 268M2003 S. S. A.
GEAR 03390700280/R2003